habilidades blandas

Las habilidades blandas son, hoy por hoy, uno de los focos en los cuales se centran las selecciones de personal de las empresas más grandes. Un título lo consigue cualquiera, pero es cómo lo usas lo que cuenta. Por eso, te cuento cuáles son las 7 habilidades blandas que más sirven para tu emprendimiento.

7 HABILIDADES BLANDAS QUE TODA EMPRENDEDORA DEBERÍA TENER

Las habilidades blandas son habilidades personales y sociales que sirven al ámbito laboral, pero no se adquieren en ningún Instituto universitario ni tienen diploma que los avale.

La capacidad de rápido aprendizaje, la buena comunicación, el trabajo en equipo y la puntualidad son habilidades muy buscadas en cualquier trabajador en dependencia.

Pero para ser emprendedora, necesitas desarrollar otro tipo de capacidades, que servirán enormemente a tu negocio o proyecto. ¿Quieres conocerlas?

Pensamiento Lateral

El pensamiento lateral es la creatividad, poder sacar tu mente de la caja imaginaria donde se encierra todo lo «habitual», los «lugares comunes» y lo obvio. 

Con esta habilidad, se intenta salir de los estereotipos y desarrollar ideas innovadoras que resuelvan problemas no resueltos por el pensamiento tradicional, y también nuevas herramientas y procesos que logren hitos que aún no se han logrado.

Esta es una de las habilidades blandas más buscadas en todos los ámbitos, y es especialmente importante en el emprendimiento. 

¿Por qué? Porque de allí saldrá tu diferenciación respecto de tus competidores, o la creatividad te prodría llevar a ofrecer un producto o servicio que nadie más ofrece, y de esa forma serías la primera en el nicho. También contribuye a ofrecer un producto o servicio no único, pero sí de una forma única.

¿Cómo conseguir esta habilidad? El pensamiento lateral es como un músculo que se cultiva día a día. No se aprende, aunque puedes saber de qué se trata y ver técnicas en LinkedIn Learning, o en decenas de cursos gratuitos de Google. Pero, aunque hagas los cursos, es la puesta en práctica lo que cuenta. Puedes leer más en el post sobre Pensamiento Lateral.

Resolución de problemas

Esta habilidad blanda sirve para todo en la vida, no sólo un trabajo en dependencia o un emprendimiento personal. La resolución de problemas te ahorrará muchísimas cosas que no sirven: estrés, pánico, preocupación, quedarte congelada ante determinadas situaciones.

Es cierto que saber mantener la calma ante situaciones de presión es algo que se tiene o no se tiene. Pero también puedes tener a la mano algunas herramientas y técnicas que te den la tranquilidad de que, de forma lógica y ordenada, puedes encontrar la solución a cualquier tipo de inconveniente.

Por si no lo viste, te comparto 7 técnicas de resolución de problemas que puedes utilizar para desarrollar esta habilidad.

Gestión del Tiempo

El arte de la organización temporal no es poca cosa. Cuando te dedicas a ser solopreneur (una emprendedora solitaria) y haces todo tú misma, es difícil encontrar tus prioridades y seguirlas.

La clave es esa: darle prioridad a las tareas que más te reditúan, siguiendo el principio de Paretto: El 20% de lo que hagas deberá traer el 80% del resultado. 

Así que enlista tus tareas cada semana: Pregúntate qué tareas traerán mayores beneficios, aunque sean más largas o difíciles, y pon toda tu atención en ellas. Si tienes cuestiones urgentes a resolver, entonces esas son tus prioridades, y luego las que más te reditúan.

Puedes leer más aquí sobre algunas técnicas de gestión del tiempo y productividad.

Adaptabilidad

La capacidad de adaptación es muy valorada en todos los ámbitos, porque hace a los trabajadores versátiles a los cambios de puesto, de tareas o de ambientes, y eso ahorra tiempo y traumas a cualquier organización.

Pero en tu propio emprendimiento es muchísimo más importante.

Primero, porque la cantidad y variedad de roles que debes cumplir hasta que puedas tercerizar el trabajo o contratar un equipo, te exigen una especie de múltiples personalidades que puedan ponerse en el lugar indicado para cumplir el rol. Mental y físicamente hablando.

Segundo, porque cualquier pivoteo puede hacerte tambalear si no sabes adaptarte a distintas realidades, exigencias de clientes, necesidad de progreso o regreso en decisiones, etc.

La capacidad de adaptación es algo que se desarrolla a través de los cambios que sufrimos en toda nuestra vida, no sólo en el ámbito laboral o profesional. Pero creo firmemente que puedes adquirirla a través del pensamiento lógico y lateral, intentando y practicando mantener la calma y tomando decisiones certeras.

Buena comunicación

La buena comunicación no es sólo un relleno de curriculum sin demasiado significado, tan amplio y vago que  en realidad no dice nada. 

Buena comunicación significa templanza, paciencia, tolerancia a las diferencias, mente abierta, claridad al comunicar ideas, tono neutro, volumen medio. 

Es importante que aprendas a regular todo, desde las palabras que eliges, hasta el tono que usas, el volumen de tu voz, tu postura corporal, tu lenguaje corporal. Todo.

También forma parte de la buena comunicación estar predispuesta a escuchar opiniones diversas, quizá nunca estés de acuerdo con ellas pero pueden nutrirte con un punto de vista distinto, y también darte ideas o desarrollar otras ideas que sí te convenzan.

Así que ya sabes, desarrollar una buena comunicación como habilidad blanda es ganar-ganar.

Toma de decisiones

La toma de decisiones es una habilidad esencial, ya que no tendrás especialistas que puedan asesorarte hasta avanzado el emprendimiento. 

De modo que tendrás que tomarte el trabajo de averiguar todo lo que puedas sobre la materia de decisión, para estar informada y lograr la mejor decisión posible. 

Hay numerosos cursos de toma de decisión, con técnicas que utilizan los profesionales de grandes empresas. Puedes ver un resumen interesante de dichas técnicas en nuestro post sobre técnicas de toma de decisiones.

Pero hay algo que sólo te va a dar la experiencia, y es esa cintura política y rapidez para la toma de decisiones, que incluye además de las técnicas que puedes aprender, la habilidad irremplazable de saber leer tu propia intuición. 

Así que no dudes en capacitarte en esta materia todo lo que puedas, pero sobre todo ejercita la toma de decisiones real. No hay nada como la experiencia y sobre todo, aprender a confiar en tí misma y en tus entrañas. 

Negociación

La madre de todas las habilidades, en todos los ámbitos de la vida. Haces un negocio, necesitas negociación. Vas a la tienda y necesitas negociación. Planificas tus vacaciones y necesitas negociación. En un parcial, en una entrevista laboral, en un intercambio de ideas con tus amigos.

Las técnicas de negociación son casi infinitas, y también el uso de información o la inteligencia necesaria para llevar a cabo la misma, de acuerdo a la importancia del resultado.

También puedes encontrar cursos numerosos de negociación: en universidades, en casas de estudio superior no universitario, en Google, en LinkedIn, en edX y cientos de sitios más. 

Pero indefectiblemente, encontrarás tu estilo y las técnicas que más vayan contigo y con tu negocio. No todas se pueden utilizar de forma libre en todos los modelos de negocios, algunas se ven forzadas en determinadas personas. Incluso, algunas ni siquiera valen la pena de acuerdo a si te importa más mantener la relación o conseguir un resultado único.

De modo que lo mejor que puedes hacer es desarrollar esta habilidad dándole mucha importancia, es la más extensa y difícil de desarrollar, y la que más va a redituar.

 

Ahora que conoces las habiliades que no te pueden faltar como emprendedora, cuéntame cuáles ya tienes y cuáles te falta desarrollar? 

síguenos

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *